Archivos de la categoría Bienestar emocional

El trémolo de Cohen

Hoy 22 de noviembre es el Día de la Música. ¿Cómo sería nuestra vida sin música?  yo no me la imagino, porque forma parte de nuestra vida.

Quiero recordar el emotivo discurso de Leonard Cohen, recientemente fallecido, cuando recibió el Premio Príncipe de Asturias de Las Letras en 2011.

Aquí  comparto el vídeo publicado por la Cadena Cope hace unos días, con sus bellas e intensas palabras de gratitud dedicadas a aquel músico español que le enseñó el trémolo.

Feliz Día de la Música

Estrellas de rock

Compartir en LinkedIn    Twittear    Compartir en Facebook 

“Sé una estrella de rock en el trabajo”

Estrella

… sé una estrella de rock en tu trabajo. Sal a escena y pon tu corazón en ello. Lo dice uno de los expertos mundiales en liderazgo y fundador de Sharma Leadership International Inc en su libro Éxito, una guía extraordinaria.

…“Si un hombre está llamado a barrer las calles debería barrer las calles igual que pintaba Miguel Ángel, componía Beethoven o escribía Shakespeare. Debería limpiar las calles tan perfectamente que los moradores del cielo y la tierra se detuvieran para decir: Aquí vivió un gran barrendero que hizo bien su trabajo”, Martin Luther King.

Hoy simplemente con esta entrada quiero hacer hincapié en la fuerza arrolladora de la pasión, la pasión en el trabajo. Quiénes no hayan leído mi primera entrada Planta 32 les invito a hacerlo.

¡“Can´t stop the feeling”!

Las estrellas…

Estrellas

Estrellas

women

photographer-424622__180

man-1355509__180

Si eres apasionado en lo que haces estoy convencida de que eres otra estrella como las que reflejo en estas imágenes anónimas.

#FelizDía  

@aliciahramos

 

¡Mejor las tónicas!

Compartir en LinkedIn    Twittear    Compartir en Facebook 

Si estás pensado en un refrescante vaso con hielo, conteniendo un líquido burbujeante rematado por una corteza de limón –una Fever-Tree, por nombrar una marca– acompañando a un estimulante destilado, pues no me refiero a eso. No voy a hablar de este tipo de tónicas, por ahora.

Me refiero a aquellas personas que son capaces de transmitir emociones positivas, irradian energía a mansalva y que contribuyen, por tanto, a generar un buen clima al equipo de trabajo.

Son las personas tónicas. Toda una fortuna tenerlas cerca.

¿Eres tóxico o tónico?. Así se titulaba una de las diapositivas mostradas en la ponencia del experto en talento, liderazgo y coach, Juan Carlos Cubeiro en la última jornada de Foroe dedicada a las claves para el crecimiento empresarial en la era de las personas.

Al igual que el talento, el ser tónico es algo que también se hace (aunque es posible serlo de nacimiento) y además se entrena cada día. Eso sí, la clave para lograrlo es simple: querer serlo.

Al hilo de esto, recomiendo leer el ultimo post de la periodista Raquel Roca sobre el impacto positivo que producen las neuronas espejo, ya que hay muchos directivos y CEO “a los que les falta”.

Hasta aquí me he referido a la influencia que ejercemos sobre los demás. Pero, ¿qué pasa con nosotros mismos?. Pues que ¡la transformación vital es posible!. Según Amy Cuddy se trata de emplear dos minutos, en los que nos impongamos una postura corporal favorecedora, para lograrlo. Así lo explica el video –con más de 32 millones de reproducciones…– sobre el lenguaje corporal para moldear nuestra identidad. Vale la pena invertir en su visionado los veinte minutos de duración, porque además relata su experiencia vital, a la vez de impactante, muy motivadora.

Amy Cuddy: El lenguaje corporal moldea nuestra identidad

No quiero cerrar esta entrada sin mencionar la interesante labor que está desempeñando Human Age Institute sobre el talento
formado por un Consejo Asesor de reconocidos expertos en diversas materias. Están preparando el mayor evento de talento visto hasta ahora en nuestro país. Habrá que estar atento.

¿Tónico o tóxico? Siempre tónico.

¡Feliz Semana Santa!

Planta 32

Compartir en LinkedIn  Twittear  Compartir en Facebook 

No es ciencia ficción, aunque los pesimistas lo creyeran así. En la planta 32 se inicia un cambio. ¿Has sentido alguna vez un latido capaz de impactar en cada una de tus células y revolucionarlas? Yo sí, y muchas veces, pero esta vez de manera especial.

Hace unos días subí 32 plantas de un edificio y a la mitad me dije: “no puedo, ¡no puedo!”. Mi empeño fue tanto que hoy confieso en este blog que, desde entonces, las subo con asiduidad y ya no me paro a la mitad; las subo de un tirón.

Nunca caigas en la trampa del derrotismo. Nunca. Ni en la vida personal, ni en la profesional. Viktor Frankl decía que “al ser humano se le puede arrebatar todo, salvo la actitud con la que se enfrenta a sus circunstancias”. Qué gran coraje tuvo y cuánto podemos aprender de su experiencia vital.

Llevamos hoy ya cinco días cumplidos del 2016 y, por cierto, ¿qué le pedís a los Reyes Magos?. Yo, pues algo sencillo para los próximos meses de este nuevo año: ilusión, mejor dicho, ilusión las veinticuatro horas del día.

El 2016 va a ser un año de éxitos, yo estoy absolutamente convencida. En la calle, en los medios de comunicación y en las redes sociales. Se percibe algo maravilloso, como es ahora el entusiasmo de quiénes antes estaban colapsados, de las personas que decidieron emprender y fracasaron, de quiénes perdieron su empleo y de quiénes redujeron las ventas e ingresos de sus negocios, de todas victimas de la agotadora crisis que tanto daño ha hecho y que tanto ha bajado la motivación en general.

Ahora vamos a practicar algo de happytología este 2016, tal como nos sugiere la médico Paloma Fuentes, responsable de Bienestar Emocional de Mahou-San Miguel y fundadora de la primera consulta médica en España dedicada a potenciar la salud a través de la felicidad, Sumafelicidad. Las empresas felices son más saludables. Si a eso le añadimos una pizca de ilusión por parte de los profesionales, todos superaremos la Planta 32 y ¿cuántas más?. Las que sean necesarias.

¡A tope, 2016!