¿Comunicamos?

“El silencio no es rentable”

Compartir en LinkedIn    Twittear    Compartir en Facebook 

No hay nada peor cuando se habla de una empresa, sea del tamaño o de la naturaleza que sea, para una organización, o incluso cuando hablamos de profesionales –políticos, investigadores, médicos, deportistas, diseñadores o músicos–, escuchar lo siguiente: “no le conozco, no sé nada de su organización y no sé nada de sus servicios ni, por tanto, de sus méritos, de sus resultados ni de sus logros”.

Herb Schmertz, vicepresidente de Relaciones Públicas de Movil Oil, ratifica que en comunicación empresarial “el silencio no es rentable”.

Estoy totalmente de acuerdo, máxime en estos tiempos donde la mayoría de los ciudadanos están hiperconectados al móvil, a las redes sociales, a los medios de comunicación y a las plataformas digitales.

No comunicar es un grave error. Y aunque pueda ser sorprendente, confieso que, por desconocimiento absoluto, no se entiende la enorme trascendencia de la comunicación incluso en los casos más insospechados de la vida pública.

El 2016 es un buen momento para que las empresas, organizaciones o personas, que hasta ahora no hayan invertido en comunicación, pongan el cronómetro a cero y le den al botón de ON. Te sugiero que cuentes con los servicios de un buen sastre –valga el símil para las personas que somos profesionales acreditados del periodismo o de la comunicación– para elaborar tu traje a medida.

Primero, estudiaremos la forma de tu cuerpo, evaluando tus debilidades y fortalezas para elegir el mejor tejido que se adecue a ti. Sí, el tejido. El siguiente paso será estudiar un patrón, con el que logremos un diseño que se adapte a distintos entornos y nos permita controlar todo, pinchando cada alfiler en su sitio preciso, tanto los visibles como los no visibles (comunicación interna y externa). Tu plan estratégico,  a medida, ira cogiendo forma, la que mejor te convenga.

Recordemos a Tom Ford: “¿qué es una marca sin una fuerte personalidad que la sustente?. Sólo un montón de ropa”. Mi ADN es único, el tuyo lo es, el de tu vecino lo es y el de tu competencia también lo es. Saca rentabilidad de todo lo que eres y cuéntalo a la sociedad.

Desmárcate, sí. Hazlo. Atrévete a hacer cosas diferentes para comunicar tus logros y las novedades, con mi ayuda o con la del profesional que consideres.

Comienza a comunicar lo diferente que tú eres al resto. Dos empresas del mismo sector, aunque ofrezcan los mismos servicios y productos, pueden ser diferentes. Dos profesionales del mismo sector,  también pueden llegar a serlo. Créelo. La clave: un exhaustivo ejercicio de análisis.

No nos vamos a centrar en el qué y en el dónde, porque lo importante es el cómo lo vas a hacer. Con creatividad, la esencia o el contenido debe ser complementado con el toque personal, pero, sobre todo, con profesionalidad.

¿Ya tienes tu plan de comunicación? Hagamos caso a Herb Schmertz.

3,2,1… ¿comunicamos?

2 pensamientos sobre ““El silencio no es rentable””

  1. Efectivamente. Estoy muy de acuerdo en que las empresas deberían darse cuenta de lo importante que es tener una buena comunicación. Se ve en los resultados.

    Enhorabuena por tu blog! Es fantástico 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *